Neurofisioterapia en Toledo

Tras una lesión o enfermedad del sistema nervioso se producen una serie de síntomas que alteran la fuerza y el tono muscular, la sensibilidad, la coordinación o el equilibrio, lo que va a afectar a la postura y el movimiento de la persona.

Nuestro equipo, con amplia experiencia en el campo de la fisioterapia neurológica, ofrece tratamientos individualizados, basados en los hallazgos de la valoración previa, estableciendo objetivos concretos, claros y realistas.

Neurofisioterapia Toledo

La terapia se basa en la neuroplasticidad, que es la capacidad del sistema nervioso de cambiar su estructura y función en respuesta a estímulos, y restaurar las funciones afectadas tras un daño o lesión.

Los principios de nuestra terapia favorecen la neuroplasticidad y el aprendizaje motor:

  • Práctica constante. Lo que no se usa, se pierde, y lo que se usa, se mejora.

  • Especificidad. Diseño específico de los ejercicios y movimientos en cada caso.

  • Repetición. Mejora la adquisición y mantenimiento de las funciones.

  • Intensidad. Se necesita una intensidad suficiente para conseguir cambios sin sobreestimular.

  • Tiempo. La plasticidad es posible siempre, no solo unos meses tras la lesión/daño.

  • Motivación. Imprescindible para la adquisición de nuevas destrezas que las actividades sean estimulantes y relevantes.

  • Transferencia. Favorecer que las destrezas y nuevas funciones se incorporen a la vida diaria mejora la plasticidad.

  • Interferencia. Evitar malos hábitos y compensaciones.

OBJETIVOS DE LA NEUROFISIOTERAPIA

Los objetivos del tratamiento son:

  • Mejorar la calidad y cantidad del movimiento.

  • Mantener una movilidad articular óptima minimizando el riesgo de deformidades y retracciones.

  • Manejo del dolor y enseñanza de estrategias preventivas.

  • Mejorar la condiciÓn cardiorrespiratoria.

  • Aumentar la funcionalidad y la autonomía.

  • Reeducación postural, reentrenamiento de la marcha.

PATOLOGÍAS

Las patologías que se benefician de la neurofisioterapia son:

    • Lesiones medulares.

    • Accidentes cerebrovasculares (ACV).

    • Daño cerebral adquirido.

    • Esclerosis múltiple y otras enfermedades degenerativas.

Ir arriba